DWP Dubai 2019: VIVE

Hola! Como les comenté en el post anterior, deseo contarles todo lo que he vivido y aprendido estos meses de mucho trabajo. Me paso los días en una "rutina", me levanto y hago un poco de ejercicio, salgo a trabajar, visito "venues", hoteles, clientes, parejas; busco vestidos de novias, realizo pruebas de menú, catación de vinos, reuniones con proveedores, reuniones de logística, reuniones de mercadeo, montajes, bodas, ceremonias y más. Regreso a casa con mi Capuchino y cuando me percato ya pasó una semana, un mes o varios meses, ¿les pasa igual? A pesar de ser una rutina, todos los días tienen su propio encanto y los disfruto mucho.

El DWP, para mí, más que un congreso inigualable, es un respiro para mí misma, un salir de esa rutina, es disfrutarme y agradecer a Dios por todas las bendiciones de cada año. Este año fue en Dubai. No podrán imaginarse la emoción y a la vez la angustia que sentía. Este congreso siempre es en marzo-abril, que es temporada de bodas en Costa Rica y, para asistir, debía estar fuera de las 3 bodas de ese fin de semana y delegar todas las funciones a mi equipo. Ya lo he hecho en otras ocasiones, pero estando en alguna otra zona de Costa Rica con acceso a internet, teléfono, a proveedores pero nunca estando fuera del país, y menos en Asia. Mientras las bodas sucedían aquí, en CR, yo estaba despierta en la madrugada en constante comunicación y asegurándome de que todo saliera bien. Sin duda tengo un gran equipo. Una vez finalizados los eventos pude desconectarme y la adrenalina aumentó, pero esta vez por un propósito personal.

Estuve sola, completamente sola, en Dubai por 10 días. Es decir, sin alguien conocido. Somos un punto en el planeta y nuestra vida es importante solo para unas cuantas personas. Eso me hizo pensar muchísimo, y que deseo vivir al máximo el presente, sin pensar tanto en el futuro. Siempre paso pensando en miles de cosas a la vez, en lo peor que puede pasar, por mi trabajo, por ejemplo: ¿qué pasa sí? Pero estando ahí sola pensaba en el día a día. No sabía si iba a regresar a casa y no sabía que me quedaban pocos días para volver a nacer.

Los 3 días de congreso fueron mágicos, los speakers de lujo, tomar Arak (una bebida alcohólica árabe) con Preston Bailey, ver a mis amigas de las islas francesas de @metvousweddingagency, compartir con Aurelie mi amiga Belga, conocer los hoteles más lujosos del mundo, estar en el hotel host Atlantis The Palm fue de morirse, probar platillos inimaginables de los mejores chefs del mundo, todo sin duda fue de otra galaxia. Es tanto lo que se vive cada día que no les puedo explicar, espero que puedan vivir un poquito de eso viendo las fotos.

Día 1: Living Coral. Time for vitamin sea. Vestirse con el Pantone del año y reencontrarse con amigos y colegas de todo el mundo, siempre nos ponen la banda del país al que representamos y créanme que tener escrito en mi pecho "Costa Rica" es un sentimiento de orgullo inexplicable. Fue la noche que más disfruté, es que es tanta la explosión de amistad y buena vibra que no se imaginan. Además, es la noche en la que siempre muestran las tendencias en mesas de postres y yo soy feliz, es como tener el Golden Ticket.

Día 2: Arabian Night: Tales of Arabia. Esta fue la noche del bailongo, camellos, Cuscús, baklava, hummus y shisha, nos faltó noche y sin duda es la noche de nostalgia porque sabemos que solo nos queda un día para despedirnos y rezar para que nos podamos ver el año próximo. Por eso siempre la disfrutamos al máximo y llegamos tarde al tercer día de conferencias, jaja que les diré, no alcanza el tiempo para tanto. Nos regalaron una vincha dorada super linda para usar esa noche, ¿ven como todo es un salir de la rutina?

Día 3: 29 de marzo. Gala Dinner: DWP ACE Awards y mi cumple. Mis amigas me nominaron a la categoría de bodas locales, por hacer un promedio de 45-60 bodas al año. Con solo el hecho de ver mi nombre y la bandera de Costa Rica, ese puntito que les mencioné antes en ese lugar con tantos expertos en bodas del lujo del mundo fue el mayor de los premios. Muchas gracias de nuevo a todos por su voto. Esta noche es el cierre, cena de lujo, se entregan los premios y nos despedimos. Siempre me acuesto esa noche con un vacío tan grande, pero con mucha paz interior. Me tocó celebrar mi cumpleaños ahí, esa noche, son mis últimos 20's, estoy a 6 meses de llegar al tercer piso, con más razón me detuve a ver y a pensar en todo lo que me había sucedido y doy gracias a Dios por cada una de las personas que han estado en mi vida, viviría mis 29 años tal cual, sin ningún cambio, sin ningún arrepentimiento, realmente los he vivido a más no poder pero estoy lista para vivir y amar aún más.

Después del congreso debía conocer ese hermoso lugar (aunque vuelvo a recalcar y no me canso de decir que no hay país como Costa Rica).

Siempre había querido tirarme de paracaídas, pero debía ser con una vista memorable y tener un significado. DUBAI finalmente fue el destino. Yo literal pagué para morir, es tan peligroso, pero tan seguro a la vez que uno se desconecta de la realidad. Yo realmente necesitaba esa sensación, salir de mi zona segura y VIVIR. Si tienen la oportunidad de hacerlo, no lo piensen, vale la pena. Les dejo el video, que a mí me encanta, gracias a @skydivedubai hay una CS antes del paracaídas y otras CS después del paracaídas, los que me conocen saben que realmente así es. Todo era parte de pasar mi cumple a otro nivel. Y les cuento que la sensación que hay y todo lo que aparece después del miedo es mayor y mejor. ¿Ustedes se atreverían?

De toda esta experiencia, el mayor de los aprendizajes es que VIVAN, por donde vayan dejen buenas semillas para que los frutos sean sabrosos en el futuro y disfruten del presente. Hagan todo de la mejor manera posible y hagan lo que les llena el alma, el dinero va y viene, la vida es solo una. VIVE

Con amor

Cris